miércoles, 7 de diciembre de 2011

No me resigno a estar sin tu mirada, sin tus caricias, sin tus madrugadas; quiero tener de nuevo, la oportunidad, de ser feliz contigo. Pero yo, yo debería olvidarte y ser feliz con otro, y no padecer la desventura de amarte tanto. Amarte tanto no me hace bien.

1 comentario:

  1. Esta entrada me da muchas razones para seguirte leyendo.
    Un besote.

    ResponderEliminar